Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Gobierno de la CDMX garantiza derecho a la recreación de niñas y niños indígenas.

Publicado el 12 Febrero 2018
WhatsApp Image 2018-02-12 at     11.18.46.jpeg

Como una forma de ejercer los derechos al esparcimiento y desarrollo de las niñas y los niños de las comunidades otomí, mazahua, triqui, náhuatl, mixteco, mixe, mazateca, tsotsil, tzeltal y wirrarika, el Gobierno de la Ciudad de México, a través de la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (SEDEREC), llevó a mil 600 personas, de las cuales mil 175 fueron infantes y el resto adultas, a Rancho Mágico, KidZania, Papalote Museo del Niño y Six Flags.

Este tipo de acciones permite que la infancia indígena aprenda, de manera didáctica, más sobre las profesiones, oficios, así como del medio ambiente, la física y química, entre otros temas que suman a su formación intelectual.

Además se garantiza el derecho que tienen las y los infantes al desarrollo, el cual se establece en la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y que también quedó plasmado en la Constitución de la CDMX, impulsada por el doctor Miguel Ángel Mancera.

La titular de la SEDEREC, Evangelina Hernández, informó que como parte del apoyo que entregó el Fideicomiso de Educación Garantizada, se realizaron 39 recorridos a Rancho Mágico, KidZania, Papalote Museo del Niño y Six Flags.

Hacer una pizza, jugar futbol, conducir un carro, apagar un incendio y atender a pacientes, entre otras, son algunas de las actividades en las que participaron las y los niños que asistieron a KidZania. En tanto, en el Rancho Mágico interactuaron con los diversos animales que conforman una granja, y se les enseñó que con ellos pueden tener un proyecto productivo para emplearse en el futuro.

Quienes visitaron el Papalote Museo del Niño conocieron el funcionamiento de las hélices de un avión, el proceso de fotosíntesis de las plantas y de algunos insectos, así como el proceso para generar electricidad, entre otros temas. Las niñas y niños indígenas que acudieron a estos paseos son beneficiarios de una beca de permanencia escolar de la SEDEREC y fortalecen los conocimientos adquiridos en el salón de clases con actividades extracurriculares.